¿Te aviso cuando escriba?

¿Cómo funciona? 

domingo, diciembre 28, 2003

La gran cena.

Al principio éramos cuatro, pero el famoso pastel de salmón de mi madre ha sido un reclamo inesperado y abuelos, tíos, primos, se han ido apuntando año tras año de tal manera que ahora nunca somos menos de 15 personas en mi casa zampando langostinos y un extraño postre vasco a base de vino y orejones de melocotón. Mi tío es vasco y todos los familiares que se han ido invitando a la cena tienen la manía de traerse consigo sus tradiciones navideñas: un postre de vino caliente, un cordero a la "en mi casa lo hacíamos así", un villancico que dura media hora y se acompasa con mamporros sobre la mesa...

Un año apareció mi primo, el mayor, con su novia. ¡Por fin la familia crecía, una novia! Se había abierto la veda, teniendo en cuenta que yo soy la menor de los primos y tengo 24 años, todos estábamos en el punto de mira, a ver quién era el siguiente. Los treintañeros estaban especialmente aterrados.

Pues hay que joderse, de todos los que somos, el siguiente en ligar y traer a la novia a casa ha sido mi abuelo. A sus 94 años, nos ha presentado formalmente a su Celeste.



Un dato: en el medievo, los niños plebeyos iban a cantar al señor feudal en Navidad, y éste les daba una propinilla a cambio. Los plebeyos, o villanos, eran los "villanicos".
Por su culpa, culpita, estos días no para de sonar el timbre y grupos de niños me cantan en la puerta. Que no me importa darles un euro, pero me da mucha vergüenza esperar ahí, sin saber qué hacer, mientras ellos cantan.

Lady404. 3:55 p. m. Enlace a este post



BLOGGER . MAYSTAR .