¿Te aviso cuando escriba?

¿Cómo funciona? 

lunes, junio 16, 2003

Todo lo que he necesitado para pasearme mi cuidad del alma cabe en una mochila: un plano de París, un impermeable, un libro de Virginia Wollf, un cuaderno, un boli y una cámara de fotos de usar y tirar. Como me daba vergüenza pedir a desconocidos que me hicieran fotos, decidí usar como modelos al cuaderno y al boli. Ya os enseñaré las fotos, estaban tan monos posando en el Pont Neuf, el Barrio Latino, Montmartre...

Adoro París. Me he dedicado a pasearlo, parando en sitios bonitos para leer o escribir. Casi un cuaderno entero. Además de paseante bohemia, también he sido una guiri en condiciones y he vuelto a todos los sitios turísticos para descubrir que son tan preciosos como los recordaba: las vidrieras etéreas de la Sainte Chapelle, Montmartre y sus pintores callejeros, el barrio mágico de la orilla izquierda del Sena, etc. Incluso volví a ese merengue enorme y horrible llamado Sacre Coeur.

A orillas del Sena venden libros usados. Conseguí a buen precio los dos tomos de 'Le dèuxieme sexe' de Simone de Beauvoir, que leí en los jardines del Museo Rodin. Dentro del museo hay una sala de esculturas hechas por Camille Claudel, discípula y amante de Rodin. Cuando Rodin la abandona, ella esculpe l'age mur (la edad de la madurez). (otra foto) (otra más). No soy muy dada a la escultura, de hecho soy bastante inculta para estas cosas del "arte", así, en general, pero esta una de las imágenes que más me han impactado jamás. El mismo día, por la tarde, volví un poco avergonzada al museo para verla de nuevo. Y volvería cada tarde.

Otro de los descubrimientos de este viaje fue la noche parisina en el barrio de Le Marais, repleto de bares de ambiente. De hombres, eso sí. Por alguna razón, tenía unas ganas terribles de tomar una caña en un bar de chicas, así que me puse a seguir literalmente a una mujer que tenía toda la pinta de saber dónde había uno. O quizás es sólo que era guiri, las guiris tienen pinta de lesbianas. Desistí de perseguir a la mujer, pero encontré un sitio de chicas, Les Scandaleuses, casi vacío. La verdad es que no suelo salir sola de marcha, pero como estaba en ese plan bohemio total me daba lo mismo. Cerveza, cuaderno, boli, y una chica que me mira. Oh, me tengo que ir, que me cierra el metro.

Cuando tenga fotos os seguiré contando pequeñas cositas que me han pasado. Ah, sé que prometí suicidarme si no echaba un polvo en París pero es que estuve enferma sin salir del hotel los dos últimos días, viernes y sábado, así que no vale. Sin embargo me hice coleguita de unas niñas de 17 años que había por el hotel en viaje de estudios y hasta me invitaron a una fiesta en su habitación. De lo más divertido.

Lady404. 4:52 p. m. Enlace a este post



BLOGGER . MAYSTAR .