¿Te aviso cuando escriba?

¿Cómo funciona? 

miércoles, abril 30, 2003

Casualidades VS. Necesidades
Si voy en coche y de pronto me encuentro con Pibón (véase 14 de abril), que encima me ve y me sonríe, eso es una Afortunada Casualidad. Si doy una vuelta a la manzana y paso una segunda vez como quien busca aparcamiento y me la vuelvo a encontrar, me sonríe, se acerca al coche y habla conmigo un rato, eso es un acontecimiento logrado por lo que llamaremos Casualidad Ligeramente Premeditada (CLP). Al fin y al cabo, el destino está saturado de trabajo y hay que echarle una manita de vez en cuando.

Las Casualidades Ligeramente Premeditadas (CLP) son un invento del ser humano para su rito de cortejo que consisten en idear y ejecutar un plan de acercamiento al objeto de deseo pero, y esto es muy importante, con apariencia de ser el resultado de una coincidencia fortuita. El principal problema es que el sujeto que prepara una CLP se encuentra enajenado por la visión del objetivo y esto hace que el 99,9% de las veces que se ejecuta una CLP el objetivo se percate de la maniobra y se obtenga un resultado contrario al deseado. Es decir, que una intenta que no se note, es más, una llega a creer que realmente no se nota, pero se nota muchísimo.

Ejemplos de CLPs más frecuentes:

CLP-Tuporaki (es necesario conocer los hábitos nocturnos del objetivo):
El sujeto logra con esfuerzo convencer a sus amigos para ir al local frecuentado por el objetivo. Una vez dentro, es indispensable pasar la noche observando la puerta sin pestañear hasta que éste llega. Entonces el sujeto debe darse la vuelta y buscar inmediatamente alguien con quien hablar hasta que, por casualidad, se encuentra con el objetivo, pone cara de sorpresa y dice estas palabras:"¡anda! ¡tuporaki!"


¡Ohhh, qué sorpresa!



CLP ah- pero-te-lo-mandé-a-ti?? (es necesario tener su número de móvil)
Si eres un sujeto a punto de ejecutar esta CLP, detente. No le mandes ese mensaje "que es como para otra persona". Se nota. Se nota muchísimo. Córtate los dedos o extirpa las teclas de tu móvil. Es la CLP más obvia de todas, y después no hay remedio posible.

CLP-erudición-repentina (necesario conocer los intereses del objetivo)
Quizás la más productiva de las CLPs, la erudición-repentina consiste en que los gustos del sujeto coincidian casualmente con los del objetivo, en materias como la música, la literatura, etc. Consta de 3 fases:
día 1: mentira Ejemplo: ¡oh, a mí también me entusiasma la literatura modernista!
día 2: investigación Ejemplo: google... escritores modernitos... digo modernistas... recordar: E.Pound, G.Stein.
día 3: lucimiento Ejemplo: el otro día me acordé de ti porque estuve leyendo a Gertrude Stein y como dijiste que a ti "también" te interesaba el modernismo literario... por cierto, tengo un libro estupendo, si quieres quedamos y te lo enseño...

Lo irónico de esta última CLP es que seguramente el objetivo no sabía nada del modernismo hasta que se lo empolló para ejecutar esta misma CLP con algún amante de esta corriente. Y es que ligando se aprende tela...

(Que conste que ni Cris, que ha colaborado en la elaboración del artículo, ni yo hemos utilizado jamás estas CLPs... sólo faltaba)

Marina, que tampoco ha recurrido nunca a CLPs, añade esta:

CLP-metro (sólo para casos de enamoramiento profundo):
Tras una Casualidad Afortunada en un transporte público:
- ¡Anda, tuporaki! ¿Dónde vas?
- A metrosur

Y tú, que te bajabas en Avda. de América: "¡Anda, yo también!"



Lady404. 1:32 a. m. Enlace a este post



BLOGGER . MAYSTAR .